¨Baco fue conquistando mi corazón¨

¡Hola! Soy Lucia, tengo 28 años y soy medica residente de Cirugía Infantil.

Nací en Oran (Salta) y hace años vivo en Buenos Aires.  Practico deporte desde chica, mamá nos mandaba a todas las actividades que había en nuestra ciudad, tenis, natación, gimnasia artística, taekwondo… y al venir a estudiar a Buenos Aires empecé a correr carreras de calle.

Para una de las rotaciones de la Universidad, elegí un hospital de San Martín de los Andes y motivada por mi tío Tomy me metí en una escuela de triatlón de montaña (mountain bike, running y kayak)…¡Quedé fascinada!

Pero cuando la rotación terminó, tuve que regresar, por ese motivo empecé a nadar,  pedalear y correr en Buenos Aires.

Gracias a la bici conocí a Gui, y por él conocí a Baco.

La primera vez que nos vimos, lo primero que pensé fue: ¨¿El perro se sube al auto?¨

Acostumbrada a que los perros estaban en el jardín de casa, no entraban a la casa ni por casualidad y mucho menos subían al auto.

De ahí en adelante Baco fue conquistando mi corazón…me sorprendía todos los días por lo obediente, cariñoso y buen compañero que es. Los dos nos encariñamos muchísimo y empezó a acompañarme en los entrenamientos. 

Es un perro muy alegre y activo, a Baco le encanta correr, y le fascina nadar.

¡Se tira en cada laguna, lago, pileta, río o mar que puede! Simplemente le encanta.

Creo que nadar y jugar a buscar la pelotita son sus actividades favoritas.

Se hace amigos donde sea que vaya y roba sonrisas a la gente cuando va por la calle moviendo la cola con su pelotita de tenis  en la boca.

No le gusta quedarse solo y nos acompaña a todos lados.

Hace unos días hicimos un viaje por el sur en bici y Baquito vino con nosotros, tenía su carrito para cuando íbamos por asfalto y en los lugares de ripio corría a la par nuestra el tiempo que quería.

Baco me acompaña en los últimos kilómetros de las carreras que corro y ahora nos tocó correr juntos y por primera vez la DOGRUN¡Una carrera tan esperada por nosotros y que nos entusiasmó mucho!

 

Gui rescató a Baco  de la calle cuando era cachorro, y él le demuestra su gratitud en cada gesto de amor con nosotros.

¡Adoptar es lo mejor que podemos hacer por ellos, y a cambio nos dan amor incondicional!

 

Saludos de Lula y Baco.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *