El deporte como juego en la infancia. Dogrun 1k Kids

El deporte como juego en la infancia

La infancia es una etapa fundamental, donde se sientan las bases para el futuro desarrollo físico y emocional de la persona. En este período el juego es una actividad central, ya que es el medio por excelencia a través del cual el niño entiende, procesa y asimila el mundo que lo rodea.

El juego no es sólo un pasatiempo, es una actividad central de la niñez, construye subjetividad. El deporte en los más chicos puede ser un juego ideal.

Los hábitos que adquieren los niños están altamente influenciados por el ambiente en el que se desarrollan, en especial cuando hablamos de actividad física y alimentación. Son muchos los casos de obesidad y sedentarismo infantil donde encontramos en sus padres la misma sintomatología. Los adultos tienen una gran responsabilidad en inculcar conductas saludables a los más chicos, partiendo por el propio ejemplo.

Lo más importante para que el deporte infantil sea verdaderamente efectivo, será seleccionar el que corresponda a cada niño en particular, evitando de esta forma que se convierta en un elemento negativo.

Ante todo habrá que preguntar al niño cual es el deporte que le gustaría practicar y no hacer de la práctica deportiva una obligación más, como tantas otras que debe cumplir. Será normal empiece en el deporte influenciado por amigos, por los compañeros del colegio por los medios de comunicación, por sus padres, etc., pero sobre todo deberá ser un momento de esparcimiento.

El objetivo fundamental de una actividad deportiva ser tanto mejorar y potenciar aspectos físicos, psicológicos y sociales, así como también su diversión. La actividad que se realice deberá estar adaptada a la edad y a la maduración del niño y sobre todo tener una impronta lúdica. Es decir que para ellos, hacer deporte tiene que ser divertido, no una obligación.

Así como puede ser un problema para los niños sus padres tengan una vida sedentaria, también resulta riesgoso que adultos deportistas exijan a sus hijos un rendimiento deportivo que no esté acorde a sus posibilidades no sólo físicas sino también emocionales. Muchas veces nos topamos con padres amantes de la vida deportiva que vuelcan en sus hijos sus propias exigencias e incluso frustraciones, sobre todo en deportes de equipo, donde la presencia del adulto “en la cancha” pasa de ser un sostén y acompañamiento a ser una mirada crítica y exigente difícil de soportar. Esto es muy frecuente y es la manera más rápida de hacer que el deporte deje de ser un juego para ellos y provoque frustración y baja autoestima.

Para que esto no ocurra es importante que la actividad deportiva que se elija sea consensuada y resulte agradable para el niño. Que sea tomada con seriedad y responsabilidad no implica que deje de ser disfrutada.

Los beneficios del deporte en la infancia son innumerables: enseña a seguir reglas, ayuda a superar la timidez o a frenar impulsos excesivos. Le enseñará a ser más colaborador y menos individual ya que tendrá que respetar las normas, los turnos y la autoridad. Enseña a tener responsabilidades y obligaciones que cumplir. Fortalece el autoestima, mejora la autoconfianza y el funcionamiento mental. Los jóvenes que practican actividad deportiva tienen menos riesgo de adquirir hábitos poco saludables como el consumo de alcohol o tabaco.

A nivel físico favorece un aumento generalizado de movimientos coordinados, favorece el crecimiento, puede corregir posibles defectos físicos, estimula la higiene y la salud. Realizar actividad deportiva favorece el crecimiento y el correcto desarrollo de sistemas fisiológicos como el cardiovascular y el pulmonar así como el fortalecimiento del sistema músculo esquelético.

La actividad deportiva puede ser un momento de encuentro familiar, para compartir una vida sana y activa y por qué no, con nuestras mascotas también. Anímense a compartir la correcaminata de DogRun, un momento ideal!

 

 

Lic. Delia Madero
Psicóloga
MN 41798

 

 

 

Los temas trabajados en el presente artículo tienen como fundamento tratar el vínculo entre el ser humano y su mascota, desde una perspectiva psicológica aplicada a las personas. Temáticas relacionadas con el comportamiento animal tienen como objetivo únicamente ilustrar diferentes aspectos de dicha relación. Ante cualquier duda o consulta con respecto al comportamiento de su mascota no dude en consultar con la Dirección Veterinaria de DogRun o su profesional de confianza.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *