Golpe de calor en Perros: Lo que tenés que saber

Uno de los accidentes más comunes de la época estival es el golpe de calor, debido a las altas temperaturas ambientales y elevada humedad.

Los perros son muy sensibles al calor ya que no son tan eficientes como los humanos para eliminar el calor corporal, solo lo hacen a través del jadeo y, en muy pequeñas proporciones, a través de glándulas sudoríparas que solo se encuentran en las almohadillas plantares.

El golpe de calor es una subida del calor corporal hasta tal punto que puede producir daños y mal funcionamiento orgánico cuando la misma supera los 42°C (siendo la temperatura normal del perro entre 38°C y 39°C), algunas veces temporales y otras irreversibles, dependiendo de cuánto tiempo estuvo expuesto al calor y a que temperaturas.

El factor más común que desencadena esta elevación de la temperatura tan significativa y peligrosa a la vez, es dejar el perro dentro del auto días de calor. Hay que tener en cuenta que, incluso dejando el auto a la sombra y con las ventanas bajas, la temperatura interna del mismo aumenta muchísimo y en cuestiones de minutos puede provocar la muerte de nuestra mascota. En apenas 10 minutos, un perro (o un gato) pueden morir dentro de un coche. A veces, ni un rescate rápido consigue evitar los problemas vasculares, las hemorragias o el edema cerebral. Pero también hay otras causas que pueden llevar a un golpe de calor, como dejar al perro en una terraza o lugar donde este expuesto a altas temperaturas, sin tener la posibilidad de resguardarse en un lugar con sombra, suelos de cemento, lugares pequeños sin ventilación, bodegas de barco (siempre refiriéndonos a condiciones de altas temperaturas ambientales).

Pero también hay otros factores de riesgo que conciernen al individuo mismo que aumentan los riesgos de golpe de calor, como ser, la obesidad, la edad (muy cachorritos o muy añosos), enfermos cardíacos y respiratorios, con stress, la raza, como en el caso de los braquicefalicos (hocico chato) como el Bull Dog Ingles y Frances, Pug Carlino, Pequines, Boxer.

Otro punto muy importante también es evitar ejercicio en las horas de más calor. Si los vamos a sacar a caminar debe ser en las primeras y últimas horas del día. En el caso de que el perro salga con paseador, preguntarle al mismo donde los lleva a pasear, si tiene sombra, acceso a agua y evitar largas horas de caminata y en horarios inapropiados.

Debemos tener en cuenta que el perro tiene que tener siempre agua fresca a disposición, nunca les debe faltar, pero, en el caso de razas grandes y gigantes, tener el control de la ingesta excesiva en corto tiempo para evitar una patología llamada Dilatación – Torsión Vólvulo Gástrica.

¿Cómo nos damos cuenta de que nuestro perro está sufriendo un golpe de calor?

La respiración se torna más rápida y dificultosa, la salivación aumenta y se torna espesa, la lengua se ensancha y enrojece, pero las mucosas se tornan pálidas, se niega a moverse, no tiene fuerzas, puede tambalearse, tener aumento de la frecuencia cardíaca, temblores musculares. También pueden presentarse vómitos y diarreas sanguinolentas. Y finalmente síncope cuando el caso es muy grave.

¿Qué es lo primero que debemos hacer ante estos síntomas?

Se debe reducir la temperatura, pero en forma paulatina. Llevar al perro a un lugar con sombra, fresco, y mojarlo con agua a una temperatura de aproximadamente 20°C. No se debe utilizar agua helada ya que produce vasoconstricción, lo cual es contraproducente en estos casos. Colocarlo delante de un ventilador o en un lugar con aire acondicionado.

Nunca se lo debe envolver en toallas húmedas ya que esto produce mayor elevación de la temperatura, lo cual empeorará el cuadro.

Una vez que el perro bajo su stress respiratorio se lo debe llevar al consultorio veterinario para que el profesional descarte cualquier complicación orgánica.

¿Cómo evitar el golpe de calor?

Si vamos a viajar días de calor con nuestro perro, prender el aire acondicionado del auto durante el mismo, y si no existe esta posibilidad, ir lo más ventilados posible. Al hacer las paradas, no dejar al perro dentro del auto, bajarlo y ofrecerle agua.

Si hace ejercicios, estos no deben realizarse en exceso y en las horas del día de menos calor o, evitarlos en perros comprometidos.

Es mejor también que coman en horarios de menos calor.

Deben tener siempre agua fresca a disposición.

Si vive en el exterior de la casa, en un jardín o patio, debe tener una sombra donde resguardarse.

¡Teniendo estos cuidados el verano será un momento de disfrute para vos y tu perro y no un mal recuerdo!

 

Fuente

1 Comment

  1. Graciela dice:

    Que Buenos consejos siempre los leo, no sabia que los perritos tenían glándulas sudoriparas en las almohadillas de sis patitas. Muchas gracias, un gran saludo. Graciela y Chinin,??? mi yorkshire

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *