La importancia de la socialización en perros

Una buena socialización de nuestros perros es por lo general uno de los principales objetivos de los propietarios. Pero esto no siempre se convierte en un objetivo fácil.

Muchas personas creen que exponiendo a su perro cuando es cachorro a múltiples encuentros con otros perros, personas, animales, etc… está todo el trabajo realizado. ¡Nada más lejos de la realidad!

Una buena prevención cuando nuestro perro es aún joven es muy importante, pero no suficiente. Debemos darles la posibilidad de tener encuentros con otros perros durante toda su vida.

Cuando nuestro perro es joven, solemos ofrecerle una cantidad elevada de estimulación: lo llevamos con nosotros a todos lados, conoce gente nueva y diferente casi a diario, conoce a otros perros, asiste a las escuelas de cachorros -donde recibe sus primeras pautas de educación y comparte juegos y divertidos momentos con los otros cachorros y propietarios, visita constantemente al veterinario para las correspondientes vacunaciones y revisiones, conoce al gato de algún vecino o amigo y viaja continuamente en auto.

Pero cuando el perro cumple aproximadamente los primeros 10 ó 12 meses, comenzamos a establecerle rutinas más fijas. Paseamos siempre a la misma hora, por la misma zona, por lo que nuestro perro siempre se encuentra con los mismos perros o personas; visitamos al veterinario solo para la revacunación anual o alguna revisión aislada, por lo que las visitas a éste se hacen cada vez menos frecuentes, y también así la habituación a la manipulación, etc.

Visitamos siempre a los mismos familiares y amigos, y ya no lo llevamos tanto con nosotros porque ha crecido o porque “ya no es tan necesario, no está en su período de socialización”.

La socialización es un proceso continuo, por lo que si se descuida, se deteriora. Existen múltiples opciones para conseguir que tu perro sea un experto en habilidades sociales.

 

En su etapa de cachorro, es importante ofrecerle una visión amplia y divertida del entorno. Existen escuelas del cachorro a las que pueden asistir, y donde un profesional te asesorará sobre todo lo que tu perro necesita aprender y conocer en este período. Cuando crezca, hay que seguir ofreciéndole oportunidades para relacionarse. Varíar la ruta de tus paseos, visitar parques o zonas nuevas con él, asistir a eventos caninos donde se fomenten actividades en común, animar a la gente de tu alrededor a que interactúe con tu perro y, sobre todo, no dejar de felicitarlo por seguir desarrollando sus habilidades sociales. ¡No esperes al día en que tu perro reaccione de manera preocupante con otros perros!

 

En palabras de Ian Dunbar: “Ningún otro problema canino ofrece un contraste tan marcado entre la prevención y el tratamiento”.

 

 

 

4 Comments

  1. microbiologics dice:

    Gracias bro eso me funcionó de maravilla

  2. Luis Pelozo dice:

    Quiero participar del 1° ciclo de conferencia del 8/5/15. Cuales son los pasos a seguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *