Tener mascota, casi una costumbre argentina

¿Sabías que Argentina es el país de América Latina con mayor cantidad de mascotas, contando con 9 millones de perros y 3 millones de gatos en sus hogares?

Según las encuestas, casi el 80 % de los argentinos tiene mascotas en su casa, y muchas veces más de una. Y si bien son muchas las personas que eligen tener un gato, sobre todo en el caso de los jóvenes, el perro continúa siendo la mascota preferida de los argentinos. Un estudio revelo que un alto porcentaje de personas puede llegar a sentir más cariño por su mascota que por un amigo íntimo, o prefiere compartir momentos con ella que con otras personas.

Los argentinos cultivamos lazos afectivos duraderos, disfrutamos de la compañía de la familia, del hogar, de compartir con los que más queremos. Amamos a nuestras mascotas, son parte indispensable de nuestra vida, como el mate, el asado, los amigos. Estos valores los trasladamos también a la relación con los animales con los que convivimos. Desarrollamos con ellos un apego tal que nos lleva a querer incorporar a nuestro mejor amigo a todas nuestras actividades.

Es destacable el grado de cercanía que puede existir entre un dueño y su mascota, incluso pareciera que se mimetizan. Las mascotas argentinas son un reflejo genuino de las costumbres criollas, no sorprende que suelan ser tan familiares y caseras como sus dueños.

¿Cómo somos los argentinos como dueños?

El “dueño argentino” suele valorar por sobre todas las cosas el que la mascota sea compañera, brindando sostén emocional y afectivo. Son muchos los casos en que la relación con su mascota adquiere tal valor que la misma es considerada como “un hijo”, brindándoles un trato equiparable al de cualquier otro miembro de la familia. Algunas veces ello puede dar lugar a una excesiva tendencia a la humanización del animal, con las consecuencias que esto puede traer.

Para otras personas la mascota adquiere un rol más ligado a la protección y cuidado del hogar y del núcleo familiar, son mascotas que a veces esta entrenadas para ello, y reciben por lo general un trato menos humanizado. Son, por ejemplo, aquellos dueños que pueden hacer cumplir que “el perro duerme afuera” sin titubeos.

 

El dueño argentino suele tener amigos de plaza, donde comparte con otros la afinidad y la pasión de tener mascota. Le gusta salir a pasear en auto junto a ella que asoma su hocico por la ventana, llevarla de vacaciones y malcriarla con regalos y golosinas. Si duerme la siesta, será muy factible que su mascota lo acompañe. Le gusta hablarle, y para mejor, entabla conversaciones con ella. Le gustan los paseos domingueros, jugar a la pelota, salir a dar una vuelta. La lleva a asados y aunque sabe que debe cuidar su alimentación, le cuesta resistirse a darle algún bocadillo de la parrilla.

 

En cuanto a la adquisición de sus mascotas, los argentinos suelen estar cada vez más abocados a la adopción de animales. Cuando se trata de elección de una raza, caniche, labrador, ovejero alemán y cocker son las razas más populares. Sin embargo, la adopción continua siendo una de las principales formas de ingreso a los hogares.

Si bien nuestro país le da a sus mascotas un lugar cada vez más importante, Argentina todavía es un país en el que persisten dificultades a la hora de integrar a dueños y mascotas en diferentes espacios comunes. Los que tienen mascotas sentirán que no hay suficientes lugares “amigables” para ellos y sus perros, aunque la tendencia va en aumento. Esto trae dificultades innegables principalmente cuando se trata de perros de asistencia.

 

Existen diferentes tipos de mascotas, diferentes estilos de dueños e infinitos modos posibles de relación entre ellos. Compartir la vida junto a un animal parece que se está volviendo un clásico argentino. Cada uno incorporará en menor o mayor medida a su mascota a las actividades cotidianas, delineando para ella un rol más protagónico o no, según el caso. Lo que sí es notable es que cada vez más las mascotas van ocupando un lugar central de la vida cotidiana de sus dueños.

Es probable que algún día no muy lejano digamos que tener mascota ya es “una costumbre argentina”.

Es probable que algún día no muy lejano digamos que tener mascota ya es “una costumbre argentina”.

Es probable que algún día no muy lejano digamos que tener mascota ya es “una costumbre argentina”.

Lic Delia Madero

Psicóloga

MN 41798

 

 

 

 

Los temas trabajados en el presente artículo tienen como fundamento tratar el vínculo entre el ser humano y su mascota, desde una perspectiva psicológica aplicada a las personas. Temáticas relacionadas con el comportamiento animal tienen como objetivo únicamente ilustrar diferentes aspectos de dicha relación. Ante cualquier duda o consulta con respecto al comportamiento de su mascota no dude en consultar con la Dirección Veterinaria de DogRun o su profesional de confianza.

2 Comments

  1. Adri Iglesias dice:

    DogRun:
    Excelente la nota sobre los perros de edad avanzada. Me sirvió mucho porque tengo dos perras de 11 y 12 años y veo algunas de las características que mencionan, como el cambio en el apetito, los caprichos, dolores de huesos, incontinencias esporádicas cada vez más seguidas, etc. Una de ellas vivió hasta el año pasado al aire libre y es notoria la mejoría en el estado de salud de la otra.
    Gracias!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *