Mi perro y yo ¿Por qué será que nos queremos tanto?

El apego es un concepto que debemos a la etología y se define como una vinculación afectiva intensa, duradera, de carácter singular, que se desarrolla y consolida entre dos individuos.

Proporciona seguridad, consuelo y protección. No se trata de un sentimiento abstracto, sino que consiste en conductas observables que comienzan de manera refleja luego del nacimiento con la persona encargada de los cuidados. El apego es indispensable para el desarrollo emocional, es la primera relación que se desarrolla de forma natural y se da tanto en humanos como en animales.

El vínculo entre un cachorro y su madre es una relación única e indispensable que se establece desde el primer día del nacimiento. Esta relación permitirá que el recién nacido se sienta parte de la camada, pueda ser higienizado, alimentado, obtener calor y seguridad.

Los humanos también desarrollamos una relación de apego para poder lograr un buen desarrollo social y psicofísico. Este se da inicialmente con la persona encargada de los cuidados, usualmente los progenitores. A diferencia de otros mamíferos, nacemos mucho más indefensos e inmaduros, por lo que la dependencia de un otro para la crianza y el desarrollo será mucho más prolongada.

Si bien puede haber diferencias específicas entre el modo de vinculación temprana que desarrollan humanos y animales con sus cuidadores primarios, es innegable el valor que para ambos adquiere el otro en los primeros momentos, dando lugar a un modo de vinculo susceptible de durar el resto de sus vidas.

Cachorros y humanos: una nueva forma de amor

¿Qué pasa cuando llega un cachorro a casa? Cuando el cachorro es separado de su madre y hermanos y se integra a una nueva familia, sale de una camada para pasar a formar parte de una familia “humana”. Si el cachorro fue destetado en el momento adecuado y recibió los cuidados y estímulos necesarios, no tardará en integrarse a esa nueva familia adoptiva, donde buscará establecer nuevos vínculos que serán muy importantes para fortalecer su desarrollo psicofísico.

 

Desde el punto de vista emocional, el apego surge cuando se está seguro de que el otro estará ahí incondicionalmente, lo que facilita que aparezcan la empatía, la comunicación emocional, el amor. Ante el encuentro entre el cachorro y su nuevo dueño surge la oportunidad de que entre ellos se desarrolle una nueva relación que podrá ser tan fuerte e importante como para permitir que por un lado ese cachorrito pueda continuar creciendo y desarrollándose física y emocionalmente, y por otro, nazca un nuevo dueño capaz de recibirlo y brindarle los cuidados necesarios, generándose entre ambos un vínculo nuevo y altamente beneficioso para ambos, una nueva forma de apego.

 

Sí al apego, no al pegote

¡Cuidado! Esta relación entre el nuevo dueño y su cachorro puede ser tan intensa que se corre el riesgo de que entre ambos se forje un vínculo tal que se pierda de vista la individualidad de sus integrantes. Puede suceder que esta “necesidad del otro” no repare en la importancia de las diferencias, tolerar momentos de distancia, soportar la presencia de terceros, o incluso reconocer que somos ambos mamíferos, pero de distinta especie. El resultado: alteraciones comportamentales como lo es por ejemplo en el caso de las mascotas, la ansiedad por separación, o perros celosos y agresivos con terceros, dueños posesivos, obsesivos, “humanizadores” de sus mascotas.

Si…amamos a nuestras mascotas con locura. Pero que este amor loco no nos enloquezca. Querer bien a nuestra mascota no es sinónimo de dar todo, estar siempre. Es saber que es lo mejor para ella, reconocer y soportar diferencias de una manera responsable y siempre afectuosa. Una fórmula altamente exitosa.

 

 

Lic. Delia Madero

Psicóloga

MN 41798

Los temas trabajados en el presente artículo tienen como fundamento tratar el vínculo entre el ser humano y su mascota, desde una perspectiva psicológica aplicada a las personas. Temáticas relacionadas con el comportamiento animal tienen como objetivo únicamente ilustrar diferentes aspectos de dicha relación. Ante cualquier duda o consulta con respecto al comportamiento de su mascota no dude en consultar con la Dirección Veterinaria de DogRun o su profesional de confianza.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *