Razones por la que lamen los perros

– Porque sabe bien.

Generalmente, los perros suelen lamer o lamerse unos con otros por la misma razón por la que lamen el suelo si se te cayó algo de comida o por el que lamen y lamen el plato al terminar de comer: ya que hay restos de comida y sabe rico. Además, también disfrutan mucho del sabor salado que tiene nuestra piel, por lo que no es casualidad que a tu perro le agrade lamerte si estás sudado (aunque  te dé un poco de asco la idea).

– Porque así lo aprendieron de su mamá.

Así como lo hemos descrito anteriormente, cuando los cachorros acaban de nacer, su mamá los lame para mantenerlos limpios, estimularlos física y mentalmente y también para demostrarles afecto. De igual manera, por un instinto básico que viene de sus ancestros los lobos, los cachorros de más de seis semana suelen lamer el hocico de su madre en espera de que regurgite un poco de comida. De este modo empiezan su alimentación complementaria más allá de la leche materna.

– Para mantenerse limpios.

Los perros también se lamen y suelen lamer a otros por higiene. Es una manera de limpiarse de cualquier cosa que tengan en la piel o el pelaje, sobre todo restos de comida que empezarían a descomponerse si se quedan ahí.

– Para conocerlos.

El olfato es el sentido más fuerte que tienen los perros, pero también aprenden mucho de lo que perciben a través del gusto.

Lamer la boca de otro perro le puede indicar si hay comida cerca, y esta conducta la puede repetir contigo como forma de pedir alimento. El sabor de una persona le transmite mucha información como su composición química (hormonas y otros productos químicos en la piel), su estado de ánimo y su estado de salud. Es por ello que en el saludo canino se lamen entre ellos y también lo hacen con los humanos.

– Para curarse.

La saliva de los perros posee enzimas que matan muchos tipos de bacterias, así que si tu perro tiene algún tipo de herida, su instinto le dirá que debe lamerse, pues de esa forma podría evitar una infección. Por supuesto, si tu perro tiene alguna herida, lo más recomendable es que lo lleves al veterinario para que lo revisen.

– Por ansiedad.

Lamer también puede ser un signo de ansiedad. El hecho de lamerse, lamer objetos o lamerte a vos es muy posible que encuentre alivio a su ansiedad. Si piensas que tu perro puede tener algún tipo de ansiedad, consulta a tu veterinario.

– Porque te quiere.

La gran mayoría de los lametones son señales de afecto. Las madres de los cachorros lamen a sus hijos para limpiarlos y estimularlos, así que es una de sus señales sociales más importantes. Es por esto que te puede lamer la mano cuando entras a casa como muestra de afecto y también lo hace luego de acariciarle, es como devolver el gesto amistoso.

– Para relajarse.

Cuando los perros lamen, suelen liberar endorfinas que los calman y los hace sentir bien. Es por este motivo que, ante alguna situación de estrés, puedes observar que tu perro se lame. No obstante, existen perros que desarrollan una compulsión y se lamen o lamen otros objetos obsesivamente. Si este es el caso de tu perro, te recomendamos consultar a tu veterinario de confianza para así descartar problemas de salud.

– Porque necesita algo.

Para los perros lamer también es una manera de comunicación, por lo que no es nada raro que tu mascota se acerque a lamerte si necesita algo.

En muchas ocasiones nos cuenta trabajo interpretar lo que nos quieren decir, pero si tu perro empezó a lamerte de la nada, revisa si no le hace falta algo, pues quizás quiera salir a hacer sus necesidades o puede ser que su plato ya no tenga agua y te esté indicando que tiene sed.

– Porque es una forma de demostrar respeto y afecto.

Así como lo lees, un perro también puede lamer a su propietario o a otros miembros de la manada para demostrarles afecto y respeto. Tal vez los lengüetazos de tu perro no son un equivalente exacto a los besos que compartimos los seres humanos, pero sin duda alguna sí te está demostrando cariño a su manera. Y, además, si él se da cuenta que a vos te gusta que te lama y te pone feliz, lo repetirá una y otra vez, pues se sentirá recompensado.

Asimismo, debes saber que existen perros que simplemente no disfrutan para nada lamer, así que no demostrarán su afecto con lengüetazos. Pero esto no quiere decir que no te quiera, así que no te sientas mal. Esto sólo significa que buscará otras maneras para hacerte saber que siente afecto y respeto por vos.

Si definitivamente no te gusta y te desagrada que tu perro te lama, no lo regañes ni lo castigues. Simplemente decile no con mucha firmeza, levántate par que no lo siga haciendo y, si insiste, trata de distraer su atención jugando con él y prémiale cuando haya logrado olvidar que quería lamerte.

Otros significados de los lamidos de perros:

#1. Lamer tu cara, o la de otro perro

Cuando tu perro lame tu cara o la de otro can, suele ser un gesto pacificador de buena voluntad. A través del lamido, te está diciendo que acepta tu liderazgo, y que confía plenamente en vos,  de seguro lo hará intensamente cuando haya dejado de verte por algún tiempo (que pueden ser inclusive algunas horas), y es su forma de decir que te extrañaba.

#2. Lamer el aire.

Así como nosotros los humanos hacemos gestos en el aire a manera de mímica de alguna acción o emoción (como cuando lanzamos un beso para demostrar amor o agitamos un puño en alto para demostrar hostilidad), cuando tu perro lame el aire quiere decirte que te tranquilices y que confíes en él.

Por lo general, él recurrirá a este gesto cuando no pueda lamer tu cara directamente.

#3. Lamido excesivo.

Cuando el lamido al aire se vuelve repetido por varios minutos aun estando tú con él, tu perro puede estar expresando un estado de estrés o ansiedad.

#4. Lamido compulsivo o descontrolado.

Cuando el lamido ya se torna compulsivo y bastante repetido, puede ser el reflejo de una afección física (dolor en los huesos o articulaciones, una astilla, alergias, entre otros), o psicológicas (¿Ha estado sometido recientemente a cambios de sus hábitos). En este último caso, tu perro puede optar por repetir constantemente una acción que puede controlar (como lamer, perseguirse la cola o ladrar constantemente).

#5. Cambios radicales en la conducta del lamido.

Otro estudio realizado sobre el lamido excesivo demostró que un cambio de conducta hacia lamer compulsivamente los muebles, la alfombra o cualquier otra superficie rugosa, esto puede estar relacionado con un problema gastrointestinal.

Fuente

2 Comments

  1. Graciela dice:

    Hola queridos amigos de DogRun, muy interesante este artículo, mi perro Chinin es de saludar moviendo su cola, ladrando -contento-, pues ya conozco sus ladridos y también lame la mano o tira lenguetazos al aire. Es muy demostrativo y cariñosos. Y nosotros con el. Los felicito cada publicación que leo de Uds. Me ayuda a conocer mas el comportamiento de los perritos, muchas gracias un gran saludo. Graciela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *