Ringo y Marta nos demuestran que las segundas oportunidades existen

Mi nombre es Marta Suarez. Soy psicopedagoga tengo 38 años y Ringo es mi segundo perro. Es decir, tiene una hermana Boston Terrier llamada Violeta. La historia de Ringo es muy especial:

Fue rescatado del maltrato por un amigo mio, Luciano Vazquez en junio de 2016.

Cabe aclarar que Ringo es un galgo enormeeeeeee.  El día que rescató a Ringo yo estaba en su casa, casualmente. Lo salude como a uno más de su manada. Hacía mucho frio ese día y nos pusimos a tomar mate. Estábamos Luciano, Adriana (su mujer) y mi hermana Pato. Me senté en el suelo. El sillón estaba copado por sus perros. Cuando me quise dar cuenta Ringo estaba sentado y
bien pegado a mis piernas, al lado mío. No se me despegó en toda la tarde.


Fue una conexión especial. Desde ese día supe que algo nos unía de manera distinta. Por supuesto lo seguí viendo. Ya que visitaba a mis amigos. Y bueno. El amor fue creciendo. Y creciendo … hasta que un día le dije a Luciano: lo quiero yo. Lo quiero adoptar. Bancame que me mude (cabe aclarar que vivo en un monoambiente con Violeta). Lucho me bancó. Me bancó. Pasaron los meses. Le llevaba golosinas para él cada vez que lo visitaba.

Era angustiante saber que dependía del espacio para tenerlo. Pero los meses pasaron. Llegó  enero y  llegaron mis vacaciones laborales y le dije: ¡Me lo llevo ! Veo cómo hacemos (pensando en el espacio físico). Y bueno. Acá seguimos en el monoambiente. Ahora somos 3. Viole está feliz y ya no tiene esas alergias que me hacían salir corriendo a altas horas de la madrugada y yo estoy feliz,  siento que es nuestro de toda la vida y hace sólo 4 meses que estamos juntos.

Él está feliz y se lo ve feliz. Es un perro muy especial. Es muy tranquilo.
Es muy delicado. Dulce y pachorra. Pasa 20 hs del día durmiendo y mimoseando en la cama con Viole. Se adaptaron súper bien y se adoran.
Tengan dos perros o más es lo mejor que les puede pasar a ellos. Son felices sintiéndose acompañados.

Con ellos hacemos largas caminatas de paseo. Le encanta. Disfruta y saluda a cada persona y perro que ve por la
calle. Es súper sociable. ¡Le gustan los niños, los gatos, los pájaros, todo!

Como verán me tiene súper enamorada. El galgo en sí mismo es una raza muy especial. Pero él es único. Conocía Dogrun de escuchar comentarios y ver algunos posts. Pero no había participado nunca. Este año apenas vi que se organizaba no dudé en
anotarme. Pasamos una jornada hermosa. Fue un espacio donde pude estar conectada con él de una forma muy única,  pendiente de su bienestar.

 

Cuando paramos para que tomara agua, Ringo metió  sus patitas en el lago. Fue una maravilla de día. Al momento
de pasar por el lugar de la “llegada” me emocioné. Una señora muy amorosa le dio su medalla y confieso que se me cayeron lágrimas (nadie lo notó porque yo tenía gafas de sol) pero no me hubiese molestado que me vieran llorar.

Insisto en que es muy especial. Se nota que ha sido un perro muy sufrido y hoy está feliz.

 

Gracias Dogrun  por  permitirme compartir semejante experiencia con mi RINBU ( así le decimos, mezcla de ringo y buda  es tan tranquilo que parece un buda )
Claramente no nos perderemos ninguna otra Dogrun. ¡Muchísimas gracias!
 

Marta y Ringo (Rinbu)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *