Vivianne Duchini: los caballos y perros inspiran su arte

Vivianne, escultora animalista, apasionada por los perros y caballos nos cuenta sobre sus inicios en el arte, su vida, su familia y  cómo  sus grandes amores, los caballos y perros, inspiran sus creaciones.

Disfrutemos de Vianne Duchini en primera persona.

 

PASIÓN POR EL ARTE. LOS COMIENZOS.

Mi pasión por el arte la inculcaron mis padres quienes me llevaron a talleres de cerámica a partir de los 5 años. De ahí en más seguí siempre, después del cole acudiendo a clases tanto de cerámica, dibujo y pintura. Ellos me impulsaron ya que me gustaba mucho dibujar y sobretodo modelar. Paralelamente a esta actividad, tenía mi pasión por los caballos y perros a quienes representaba en mis creaciones en los talleres que frecuentaba. Fue tan grande esa “locura ” que tenía por ellos, que pasaba las vacaciones siempre arriba de un caballo. ¡A partir de ahí comencé a hacer equitación a la edad de 11 años y nunca lo abandoné!

 

 

Tuve mi primer caballo, luego el segundo y así fui creciendo deportivamente y a la par estudiando Bellas Artes …esta pasión por los caballos me llevó a conocer a mi marido, un entrenador de caballos y jinetes de salto con el cual formamos una lindísima familia.

 

LA FAMILIA

Mi familia, compuesta por mi marido Hugo, jinete profesional  de salto, y mis dos hijos Alan y Alex, me acompaña en mi pasión por los animales.

Tenemos cuatro perros y varios caballos.

Alex mi hijo menor, también realiza equitación desde una muy temprana edad y compartimos el deporte.

Los tres me apoyan mucho con las esculturas que más allá de pura inspiración y “amor al arte”, lo hago de manera profesional y ellos me dejan priorizar el lugar y tiempo de trabajo siempre.

A la hora de los resultados, esto me permite compartirlo con ellos también.

 

DE CABALLOS

Siento debilidad por los caballos y perros porque, más allá de ser los animales domésticos por excelencia, tengo una conexión increíble con ellos. No lo sé, pero es algo muy especial, ya en sus miradas me siento muy correspondida…los entiendo mucho…y por respeto hacia ellos, no como carne de ningún animal hace 40 años.

Todos los días voy a montar temprano, ayudo a mi marido a sacar los caballos de alumnos que no van todos los días. Me ocupo de sacarlos con mucha gratificación.  ¡Establezco un lazo afectivo muy grande con ellos! Del Hípico Argentino (lugar donde monto) voy a Don Torcuato donde mi caballo está en una quinta…ese es el lugar donde lo disfruto y comparto con mis dos galgas adoptadas que me acompañan.

¡Tengo otras dos perritas adoptadas que no son galgas, que las dejo en casa…no puedo llevar 4 en el auto y además son un poco malas con otros perros …entonces las llevo a pasear al río que tengo la suerte que este cerca de casa …Hay días que llevo a las 4 sobre todo en verano donde se tiran al agua y las veo disfrutar tanto!

 

Diariamente trato de hacer estas caminatas por el rio ya que es un lugar maravilloso de mucha paz, un lugar para poder pensar, un lugar mágico de pura inspiración …Entonces el tiempo vuela, ¿y preguntaran cuando trabajo? Mi taller donde realizo las obras de pequeño formato esta en mi casa. Ahí reparto el tiempo y hay momentos donde la parte creativa te consume todo el tiempo, entonces solo doy prioridad ir a montar mi caballo, el cual no dejo de sacarlo jamás.

Cuando modelo las obras grandes, lo hago en la fundición donde ahí mismo se realiza el pasado de la arcilla al bronce.

 

DE PERROS

Tengo cuatro perros. Todos adoptados. Las dos primeras son Chini (es la más chiquita pero la más adulta tiene aproximadamente 9 años y es la alfa de la jauría) y Frida de 7 …súper sensibles y tan cariñosas…Luego tengo las dos galgas… Marion que la tengo hace 5 años recuperada de las carreras cuando tenía aproximadamente 2, estaba muy lastimada y con su pata quebrada la tenía en tránsito mi amiga Soli que me la entregó en enero del 2013…le costó mucho su adaptación en casa ya que estaba muy asustada y es muy sensible. ¡Le damos tanto cariño y ella a nosotros!

Olympia llegó hace un año con 40 días, la habían tirado en un refugio de galgos en Baradero  y me la entregó Cami que siempre también tiene tránsitos. ¡Las otras tres muy muy tranquilas, se tuvieron que adaptar (a la fuerza) a la hiperactividad de Olympia que nunca deja de avisarles que esta lista para jugar en todo momento!  ¡Aún cuando las demás duermen!  pero las adultas santas no pasan de un llamado a la atención con un simple gruñido y mucha resignación!!!!

 

La que más paciencia tiene es Marion la galga adulta …Frida desaparece y Chini le hace frente y la ubica en su lugar …asi transcurre la vida en casa …A montar me llevo las dos galgas que son las que mas les hace falta correr …cuando no, llevo las 4 al río.

 

Olympia es muy curiosa y juguetona aún con mi caballo, que pareciera supiera que es con el único que puede saltar y correr entre las patas es con el mío, una sangre pura de carreras que se entrenó para salto y que también se llena de paciencia para no patearla, increíble como si supieran los dos.  Normalmente cuando monto sola en la pista las tengo correteando de una punta a la otra con algún otro perro del lugar, ¡mi caballo santo jamás se asusta aun cuando lo corren de atrás …santo total …y yo me muero de risa y alegría porque pareciera que entienden que de esta manera nos divertimos todos.

 

 

 

LA ANÉCDOTA

La más traviesa y enérgica es sin dudas Oly (Olympia) que no deja de ser cachorra y es pura energía …además de ser la hija mas chica, malcriada y consentida! tengo tantas anécdotas miles!!!pero la más reciente y la que morí de risa fue ahí donde montamos hay una pileta en la que el agua esta tan verde que parece césped …un día Oly estaba dando vueltas x el borde y la vi mirarme de lejos …ahí nomás grité:  ¡Noooooo Oooolyyyyyy!  Y  zaz  se lanzó a correr (creo q pensaba que tenía frente a ella  una carpeta de lindo pasto ) y al agua pato …mugrienta de verdín y podredumbre salió chapoteando y sacudiéndose, evitaba   que me salpicara y   fui directo a lavarla con la manguera  …hacía mucho frío  y después la seque bien… fue muy gracioso ….y así miles de travesuras más.

 

LA PRIMERA ESCULTURA

Mi primera escultura…Uuuyyyy desde aquellas cerámicas que atesoro de caballos con perros aun me emocionan, mi primera escultura… Uuuyyy no recuerdo tanto…fueron cientos ..unas me emocionaron más que otras a tal punto que muchas fui escondiendo para no dejarlas ir…si a veces me apena verlas partir …y cuando las adquieren gente que realmente valoran el trabajo y reciben, entienden ese sentimiento que quise expresar en cada obra, me alegra mucho, me emociona y me deja  tranquila.

Soy muy exigente al terminar una obra por eso es difícil decir listo, de ahí que aún terminada sigo mirando y buscando defectos o cosas que les debería haber hecho, pero, en fin, cuando terminé, listo, aprendí a que no hay arrepentimientos. La   exigencia también depende del crecimiento de la artista y las obras favoritas también.

 

LA PRIMERA EXPOSICIÓN

Mi primer expo fue una colectiva en la Asociación de Caballos Sangre Pura de Carrera en el año 1996, ¡me moría de miedo! y un par de años más tarde, una compartida con un pintor en una galería de arte en 1999 …siempre a puro nervios y miedos a la aceptación

En mayor y menor grado cada muestra es como la primera porque un artista siempre exhibe sus nuevas obras con el interés de asombrar a sus seguidores y su público para crear ese sentimiento de asombro y aceptación al recibir todos los mensajes que uno quiere transmitir en cada obra.

En mi caso cada muestra es como si fuera la primera. Ponemos mucho de uno y ver reunidas todas las obras en un único espacio, iluminadas adecuadamente, produce un sentimiento inexplicable. muchas horas días y noches sin dormir para ver el resultado reunido en un solo punto ante un público observador y crítico.

Hay miles de sentimientos que aún tengo que plasmar en mis obras, nada de esto se agota …es inmensamente rico este mundo donde a los animales casi los humanizo en sus actitudes. Lo hago como un juego, pero requiere mucho tiempo de pensamiento, inspiración y trabajo, tiempos de no entrar al taller por meses y tiempos de no dejar horas del día sin estar en el taller.

Los tiempos me los tomo como tienen que ser no los apuro, cuando no hay creatividad me tomo mis días para montar observar registrar y en algún momento aparece la idea, siempre quiero innovar y no quedarme en lo mismo.

 

LA OBRA PREFERIDA

Mi obra preferida entre todos los emplazamientos públicos y la que me emociono tanto hacerla y terminarla como la tenía en mi mente fue el ¨Pegasus¨, se trata de un caballo alado, mitológico, símbolo de libertad, de volar, de volar saltando con mi caballo como lo hacía cuando era más joven.

Modelar las alas, su equilibrio en semejante tamaño, lograr que queden equilibradas y proporcionadas en el caballo y captar la actitud de desplegarlas antes de volar fue todo un desafío.

 

Las realicé trepada de una estructura arriba del caballo. La fundición y ensamblado de las partes. Fue toda un verdadero desafío y una experiencia inolvidable desde el primer momento. ¡Amo ese caballo!

¡Tanto que cuando lo terminé, ese mismo día fui a tatuarme el dibujo de mi Pegasus en la espalda!

 

Mi última exposición fue en Waccabuc, New York. Fui invitada para exhibir seis obras de gran porte en los jardines de una residencia privada. Fueron cuatro obras inéditas, dos medios caballos y dos cabezas tamaño natural realizadas en fundición de bronce el año pasado.  Las modelé de una manera más impresionista y una técnica de non finito, como sin terminar, y dejando la capacidad intelectual que terminé la obra, y al mismo tiempo como si fueran antiguos bronces encontrados bajo el mar.

 

Además de los cuatro caballos, llevé dos perros tamaño natural. Fue una experiencia increíble donde el entorno y la naturaleza realzaba las obras en una manera casi teatral… parecía remontarnos a un jardín renacentista…fue maravilloso

 

Actualmente fui invitada por la Universidad de Vermont y la Universidad de New Hampshire para realizar unas charlas sobre mis obras para principios de noviembre de este año junto con una muestra en el Museo de la Universidad y   otra charla para el Consulado Argentino en Nueva York

 

Mis obras se pueden ver en mi página web:  www.vduchini.com.ar , en Instagram:   vduchini-animalbronzes  o en Facebook: Vivianne Duchini

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *