« Volver

Tutores  |  Consejos saludables

Deporte al aire libre: como cuidarnos del sol

Publicado por DOGRUN el 04/03/22
Aunque la prevención consiste en correr en horas en que el sol no caliente mucho (antes de las diez de la mañana o después de las siete de la tarde), lo cierto es que cada vez se ven más irritaciones por exposición al sol y es menor el tiempo que se requiere para que los rayos solares sean dañinos. El sol se volvió cada vez mas noscivo, y debemos cuidarnos la piel si estamos expuestos durante todo el año.

Rehidratate, y volvete a hidratar

La rehidratación con agua, jugos y bebidas electrolíticas es necesaria siempre, más aún si hace calor. La alimentación de las personas que tienen predisposición a sufrir lesiones en la piel por radiación solar debe ser rica en alimentos que mantienen el buen estado de la piel: leche, pescado azul, vegetales verdes y amarillos (por su riqueza en provitamina A) y las hortalizas y cereales integrales, ricos en vitamina E.

En este sentido las cremas de aguacate con base oleosa son muy útiles para rehidratar y aliviar la sensación de quemazón en la piel después de correr, caminar o realizar actividades al aire libre por zonas de sol.

Una de las plantas que muchos profesionales recomiendan para rehidratar, refrescar y cicatrizar adecuadamente la piel dañada por el sol es Aloe Vera. Unos trocitos de este cactus o, mejor, un gel con una pureza de más del 90% pueden ser la solución más rápida a este tipo de quemaduras. Otras plantas refrescantes y antiinflamatorias que pueden ayudarnos son lavanda (su aceite esencial), hamamelis, en pomada, y el polvo de centella asiática (Hydrocotyle asiatica). Igualmente es muy interesante tratar las rojeces de la piel (eritemas) con crema de caléndula. En Homeopatía se utiliza Belladona cuando hay cara roja con dolor de cabeza pulsátil y piel caliente y seca.

Disfrutá del sol con precaución, y seguí haciendo tus deportes favoritos al aire libre durante todo el año, pero sin descuidar tu piel y tu salud.. Siempre recordá que ante cualquier duda tenés que visitar a tu médico de confianza.

Fuente: RUNNER’s World