« Volver

Tutores  |  Consejos saludables

Alimentación conciente: MINDFOODNESS

Publicado por DOGRUN el 06/05/22
No es una técnica para reducir el peso, ni una dieta en particular, es una técnica que nos ayuda a relacionarnos de manera más sana con la comida.

El término mindfoodness aunque no tiene una traducción literal, se utiliza para describir a una alimentación consciente.  Deriva de mindfulness que es la capacidad de prestar atención al momento presente. Fomenta la capacidad o habilidad de estar atentos a lo que comemos, de ser conscientes de cada bocado que ingresa al organismo.

Cómo aplicar el mindfoodness a mi vida


Llevar una alimentación consciente implica tener todos los sentidos puestos en lo que comemos, pero además, requiere de un trabajo emocional, cognitivo, conductual y mucho más que nos ayude a lograr el autoconocimiento para ajustar nuestra dieta a las necesidades del cuerpo. Entre otras cosas, implica poder identificar las señales del cuerpo: comer cuando tenemos hambre y dejar de comer cuando ya estamos saciados. También poder saborear y sentir placer al comer un bocado que nos gusta.

Uno de los objetivos es poder controlar el hambre psicológico e identificar el hambre real o fisiológico, tomar conciencia plena de lo que comemos aplicando diferentes recursos y así, apuntarnos al mindfoodness.

El mindfoodness, por promover el autoconocimiento y el autocontrol, es un buen recurso para favorecer la salud mediante la alimentación.

No sólo contribuye a tener una relación más sana con lo que comemos y por ello, puede ayudarnos a cuidar nuestra salud mental y emocional, sino también puede significar una buena estrategia para lograr un cuerpo y un peso saludable.
La elección de lo que comemos y cómo lo comemos es muy compleja y es un reflejo de nuestras actitudes hacia nuestro entorno y hacia nosotros mismos. Denota si somos conscientes de nuestras propias acciones, pensamientos, sentimientos y motivaciones. El momento de alimentarnos es una mirada hacia nuestro interior, un momento de introspección para observar y analizar nuestras conductas, nuestro estilo de vida, nuestra salud y nuestra felicidad.
 “Lo que comemos es salud integral: salud en la dimensión física, mental, emocional y espiritual”
Nuestra manera de alimentarnos influye en las decisiones de los que nos rodean. El ejemplo más claro es el de los más pequeños, que imitarán y adquirirán los hábitos alimentarios que se siguen en casa. Volverse más consciente de la alimentación que llevamos, de nuestros hábitos y de la relación con la comida, es posible. ¡A intentarlo!