Javier y sus perros de trineo en Caviahue-Copahue: amor, dedicación y entrenamiento a bajo cero

Mi nombre es Javier Ignacio Álvarez. Soy guía de montaña, y junto a mi mujer, Josefina Cabral, formé hace 18 años un proyecto familiar llamado “La Huella”.

En un comienzo nos dedicábamos a las actividades con perros, luego fuimos incorporando otras. Principalmente entrenamos perros de trineo como deporte, preparados para participar en carreras y turismo. A esta actividad se la llama “mushing”. Aunque actualmente se considera un deporte, ha sido (y todavía es) una forma de transporte nórdica caracterizada por el uso de perros de tiro y esquís, que sirve para desplazarse por superficies nevadas con rapidez.

Geográficamente estamos ubicados en Caviahue-Copahue, el noroeste de la Provincia de Neuquén. Además de competir, tenemos criadero de perros y realizamos paseos turísticos. Cientos de turistas ya realizaron paseos con nosotros a lo largo de estos años.

Hacemos caminatas en raquetas de nieve y paseos en esquí de fondo. En verano alquilamos bicicletas, organizamos trekkings al Volcán Copahue, práctica de tiro con arco y flecha y recorridos por diferentes circuitos de la zona. Todas nuestras actividades son al aire libre, en contacto con la naturaleza.

En este momento las razas que utilizamos son los “Alaskanos”. Son perros mestizos cruza de dos razas: la Husky y Greyster. Ésta última a su vez es cruza con perros de caza, por lo que el resultado es una raza más veloz y fibrosa, ideal para la actividad con trineos.

Es fundamental que sean perros entusiastas, ágiles y de contextura mediana. Los Alaskanos son versátiles y se los puede entrenar todo el año porque tienen menos pelo que las razas antes mencionadas.

Actualmente tenemos 35 perros y viven en caniles según la afinidad entre ellos. La convivencia con otros perros es buena, pero al ser una jauría se comportan como tal en determinadas situaciones. Los nombres que elegimos para ellos van surgiendo… libros, historietas, nuestros hijos, nos ayudan e inspiran.

Para que los perros puedan realizar la actividad, no hay una edad determinada. Por ejemplo, hay perros de 10, 11 años que tienen mucha actitud para continuar andando, pero quizás no se los puede combinar con perros jóvenes  porque su ritmo no es el mismo.

El entrenamiento de nuestros perros es en trineos de nieve y también en tierra. Tienen también momentos de esparcimiento y recreación en la montaña sin estar sujetos al arnés.

Se puede empezar a los 8 meses de edad, poniéndoles un arnés para que se acostumbre. Después se le coloca una soga por el arnés para que el perro se habitúe a tenerlo puesto con peso atrás. A partir de los 11 meses o al año, el animal ya puede sumarse al equipo.

Procuramos que el entrenamiento de los perros sea para ellos una diversión, un paseo o esparcimiento. No hay sometimiento, a ellos les gusta pasear y lo disfrutan. Nos ocupamos nosotros mismos.

La actitud del animal es muy importante. Algunos se adaptan más rápido  y a otros les cuesta un poco más. Cada caso es diferente.

A los perros les encanta esta actividad. ¡Resulta increíble ver como se desesperan de emoción cuando se dan cuenta que están por salir! Es difícil seleccionar el perro que vamos a sacar a correr y dejar a otros, ya que todos quieren salir. Es un momento muy lindo para disfrutar cuando se recibimos visitas en La Huella.

Para entrenar en verano utilizamos un cuatriciclo y un trineo en invierno, cuando la nieve lo permite. La idea es que el entrenamiento se mantenga durante todo el año. Se van aumentando gradualmente los kilómetros recorridos, como en cualquier otro tipo de entrenamiento. Tratamos que nuestros perros siempre estén en actividad. Ellos necesitan de rutinas y ejercicio a diario.

La cantidad de perros necesaria para un trineo depende de diferentes factores: la actividad que se esté realizando, el estado de la nieve, la cantidad de kilómetros a recorrer, el peso transportado, etc.

No es necesario contar con una jauría de perros para realizar esta actividad ya que el mushing es un deporte y contando con un sólo perro motivado se puede hacer, con esquí de fondo en invierno o en bicicleta en el verano. Normalmente en La Huella utilizamos de 6 a 10 perros.

A la hora de salir de paseo, los dos perros más fuertes, los que realizan el mayor trabajo, son los que van últimos en la hilera, pegados al carrito. Obedientes, reconocen los circuitos y saben cuándo tienen que parar.

El trineo utilizado es de madera, con algunos almohadones que hacen más confortable el viaje y una cubierta que aísla de las salpicaduras de la nieve que el mismo trineo y los perros producen. El conductor va parado en la parte posterior del trineo y a su derecha tiene un freno en forma de ancla que utiliza cuando debe parar.

Responden a las voces de mando, unos sonidos guturales de origen esquimal. “Hou”, por ejemplo, significa izquierda, y todos se mueven al unísono ante la vigilancia del líder de la jauría, que se coloca en la parte delantera desde donde ejerce el control.

Dentro del grupo de perros que tiran del trineo, existe una jerarquía. Hay perros que son más dominantes y otros más pasivos. Esto queda determinado entre ellos de manera natural, mediante su comportamiento (peleas o desde cachorros demostrando su carácter frente a sus pares).

En La Huella, al contar con 35 perros, se forman varias jaurías, generalmente establecidas por el grupo que hay en cada canil. Por ejemplo, cuando hay un perro alfa dominante, todos los demás se someten a él. Puede haber machos y hembras, pero generalmente es uno sólo el que domina al resto. La jerarquía es fija, salvo que el perro se ponga viejo y deje su lugar a otro.

Después de 18 años, son muchas las experiencias  y momentos  vividos con nuestros 35 perros. Además de ellos tenemos, 1 caballo, 1 gato y 4 peces. Hay mucho movimiento diario en la Huella…

Los perros que tenemos no son Siberianos, pero descienden de ellos. A aquellas personas interesadas en adquirir un ejemplar de esa raza, la recomendación que le daríamos es  que ellos necesitan prioritariamente física y es importante mantenerles una rutina organizada, como otras razas, por supuesto. Sin embargo, es recomendable no adquirir un perro polar si se vive en regiones cálidas.

Somos Bicampeones Sudamericanos. Ganamos en Chile en 2011, en el Sudamericano disputado en Lonquimay y también resultamos ganadores del Gran Sudamericano de Sled Dog disputado en Ushuaia, frente a más de 30 equipos de todo el mundo. En una oportunidad fuimos invitados a participar de “La Pirena” (una carrera que se  realiza en los pirineos) a la cual no pudimos asistir por falta de recursos…

Nuestro sueño es poder dedicarle todo el tiempo  a la actividad, seguir representando al país  y poder hacerlo tanto en Argentina como en países donde este deporte es reconocido.

Hay mucho más para contar. Pero son cosas que se sienten y se viven, los invitamos a compartir esta experiencia única en La huella.

¡Los esperamos!

 

Josefina y Javier

 

c: 02942-15402035

m: [email protected]

w: http://lahuellacaviahue.com.ar/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *