La moda y las mascotas

La moda es un uso o costumbre que está en boga en una determinada región durante un cierto período de tiempo. Se trata de una tendencia adoptada por una gran parte de la sociedad y generalmente está asociada a la vestimenta. Puede ser definida como un mecanismo que regula las elecciones de las personas, ya que indica qué se debe consumir, utilizar o hacer. Pero así como sucede con la ropa, la música, la comida, o lugares para ir de vacaciones, la elección de determinadas razas de perros también se rige por la moda.

Esto puede ocurrir por imitación, por influencia del cine, de los medios de comunicación, la televisión, porque algún famoso tiene determinada raza de mascota, etc. Son muchos los factores que pueden poner “de moda” determinada raza canina. Si uno se pone a observar con atención puede descifrar rápidamente unas dos o tres razas que parecen estar de moda hoy en día.

Según datos de la Federación Cinológica Argentina, la raza de perro favorita entre los argentinos es el golden retriever, seguida por la caniche. Las razas y la moda no son una novedad. En los años setenta abundaban los pekineses, dobermans, collies, setters. Los ochenta trajeron a los caniches, huskies, ovejeros, cockers. Más tarde fue la hora de los rottweillers, pitlbulls, jack russells, yorkies, entre otros. Hoy vemos que abundan el bulldog francés, labradores, beagles, chihuahuas, galgos, pugs.

Pero… ¿Cuál es el problema con tener un perro de moda?

Antiguamente, los perros eran utilizados para cumplir una función específica (cazaban, cuidaban del ganado, servían para vigilar el hogar, etc.) Luego, con el paso del tiempo, el perro pasó a ocupar otro lugar para el hombre, más relacionado con la compañía. Si bien ello persiste hasta nuestros días, hoy el lugar que ocupa la mascota ha sufrido tantas transformaciones que incluso somos testigos de perros que son utilizados como un accesorio más que adorna a su dueño.

Muchos eligen su mascota basados únicamente en un criterio estético y siguiendo las tendencias del momento, lo que en sí mismo no es un inconveniente, siempre y cuando se tengan en cuenta otros factores que son fundamentales y que deben acompañar el momento de la elección.

Cuando una persona se plantea la idea de tener una mascota, debe ser consciente de la responsabilidad que esta decisión conlleva.

Como vimos en una nota anterior (ver nota), decidir tener un perro implica algo muy importante y que implica una gran responsabilidad. Me gusta pensar en el término “adopción” de una mascota, indiferentemente de que esta sea de raza o mestiza, cuando la decisión de tener un perro es reflejo de responsabilidad, criterio y sobre todo, de amor.

Tener un perro no es lo mismo que adoptarlo. La adopción es una acción que implica una decisión subjetiva que va mucho más allá de alojarlo, alimentarlo, bañarlo, pasearlo y llevarlo al veterinario. Implica esto y mucho más. Tiene que ver con un deseo de hacerlo propio, respetando su naturaleza animal por sobre todas las cosas. Eso permitirá que la “dupla” formada por la mascota y su dueño conviva de una manera armoniosa y gratificante para ambos. Si esto no sucede, esa mascota sufrirá el destino de muchas, el abandono. Por abandono no sólo nos referimos a quedar en la calle o en un albergue. Existen muchas formas de abandono, incluso dentro de la propia casa.

Cómo elegir una mascota, por qué y para qué

Tres aspectos que no deben disociarse de la idea de responsabilidad, conciencia y respeto por el animal. En este sentido, la moda puede ser peligrosa si uno se deja llevar demasiado por las tendencias del momento a la hora de elegir a su mascota. Incluso a veces el “tener perro” puede ser un capricho del dueño que sigue una moda.

Todos tenemos derecho a elegir como queremos que sea nuestra mascota, que características temperamentales, que fisonomía, sexo, si es de raza o queremos que sea mestiza…Cualquiera sea el caso no nos dejemos llevar solo por la moda… les propongo algo mucho mejor aún: pongamos de moda cuidar con responsabilidad a nuestra mascota.

Lic. Delia Madero
Psicóloga
MN 41798
delia@dogrun.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *