« Volver

 |  Psicología y comportamiento

Tu perro y vos: un equipo único

Publicado por DOGRUN el 21/03/22
Los perros no son sólo grandes compañeros para estar en casa o salir a pasear. Pueden ayudarte a mantener una vida más saludable, formando junto a vos una dupla deportiva perfecta. Cada vez son más los tutores que eligen hacer algún deporte junto a sus animales de compañía saliendo a caminar, trotar, andar en bicicleta. Ellos son compañeros ideales que ayudan a instaurar y mantener buenos hábitos para alternar con nuestras actividades y obligaciones diarias.

 
Al igual que los seres humanos, los animales necesitan hacer actividad para mantenerse saludables, no sólo en el aspecto físico. Si tu perro es de los que revuelve la basura, muerde las patas del sofá, degusta zapatos, sufre de “incontinencia localizada”, lo más probable es que esté aburrido y necesite de una mayor dosis de actividad. Un perro ejercitado es un mejor perro.

Si bien algunos animales tienen una naturaleza más activa y se ejercitan espontáneamente, no siempre sucede así. En cualquier caso, cuando se trata de animales domésticos la influencia del tutor será muy importante en lo que refiere a la incorporación del ejercicio como práctica cotidiana. En este sentido, es ineludible la responsabilidad de los humanos con respecto a garantizar las condiciones necesarias para que su mascota goce de buena salud física y psíquica.

Son muchos los beneficios de salir a ejercitarte con tu perro:

Principalmente son una fuente de motivación, ya que él siempre estará feliz cuando te vea y salir con vos es su mejor programa. Cuando estamos cansados o con pocas ganas, ver su entusiasmo hará la diferencia.
Si ya practicás con frecuencia, es sólo cuestión de reemplazar un poco el gimnasio por los espacios abiertos e ir incorporando a tu perro. Muchas veces los entrenamientos pueden resultar un poco aburridos porque se vuelven repetitivos y muy rápidamente se instala la “rutina rutinaria”. Hacerlos junto a él será sin duda más divertido.
Si sos de las personas que piensan mucho al hacer ejercicio o miran constantemente el reloj, contar con su compañía cambiará tu foco de atención, disminuyendo así tu ansiedad. Probablemente vayas mejorando tu rendimiento deportivo.
Si tenés el privilegio de tener una mascota, te quedaste sin excusas ya que con ellas va a ser más sencillo. Estar acompañados fortalece el autoestima y la seguridad.
Además te ayudará a ponerte metas alcanzables que puedan adaptarse a la capacidad de ambos, por lo que es más probable que no caigas en las clásicas actividades “imposibles de sostener” que tienden al fracaso.

Nunca es tarde para empezar a movernos 

La clave es ir de a poco, ponerse metas cortas para notar los logros y así continuar motivados. Se puede arrancar con caminatas ligeras y luego animarse a algún trotecito suave. Sin darse cuenta estarán ejercitándose.
Quedarte sentado en el banco de la plaza puede ser muy tentador. Pero que sacar a tu perro a pasear no sea sólo eso. Podes probar primero hacer un circuito de ejercitación, y después pueden ir en búsqueda de sus amigos o sentarse un rato a descansar y disfrutar del aire libre.

La dupla integrada por tu perro y vos forma un equipo muy especial.

Compartir una actividad deportiva es estar más tiempo con ella. Les permitirá conocerse más, mejor la comunicación entre ambos, afianzando el vínculo que ya los une. 
Aprenderás a observar mejor a tu perro, teniendo en cuenta que deberás adaptarse y respetar las capacidades de tu compañero.
A diferencia del ser humano, el perro expresará mediante signos específicos cuando ya tuvo suficiente o si el ejercicio es muy agotador para él. Por otra parte, los perros son tan fieles que harán todo lo físicamente posible para seguir a su dueño, por lo que será importante que no lo esforcemos más de la cuenta y les prestemos mucha atención.
No hay que olvidar lo importante una visita al veterinario a fin de conocer el estado de salud general de tu perro y consultar que tipo de ejercicios serán adecuados para él.

Empezar a compartir una actividad deportiva con tu animal de compañía representa el desafío de “ir de a dos”, armando un equipo. Entrenar con el hará que ambos vayan ajustándose el uno al otro ante el nuevo desafío de compartir un momento de actividad juntos.
 
Lic. Delia Madero
MN 41798
Psicóloga