« Volver

Perros  |  Sanidad y nutrición

El chequeo veterinario de rutina

Publicado por DOGRUN el 15/02/22
Es muy importante que como tutores seamos conscientes de la importancia del control integral de la salud de nuestros animales de compañía.Si lo incorporamos como un hábito, estaremos actuando desde la prevención para mejorar su salud y su calidad de vida.

Una vez al año debemos realizar un chequeo general que nos permitirá evaluar el estado de salud y anticiparnos a prevenir eficazmente la mayoría de las principales enfermedades infecciosas y parasitarias caninas. También elegir y establecer un vínculo de confianza con nuestro veterinario, quien acompañará a su paciente a lo largo de su crecimiento, su vida adulta y la tercera edad.

Cuestiones a considerar en el Chequeo Veterinario de Rutina

Ectoparasitosis: son afecciones provocadas por parásitos externos. Y entre ellas encontramos:

Pulgas

Son insectos sin alas que se encuentran esencialmente en los lugares frecuentados por el perro. Las pulgas son muy prolíficas, y realizan su ciclo de vida sobre el animal y en el ambiente. El 5% del problema se desarrolla sobre el pelo del animal con las pulgas adultas . El 95 % del problema se desarrolla en el ambiente con los distintos estadíos de la pulga (huevos, larvas y pupas). Las pulgas pican y producen prurito en el perro, son desencadenantes de patologías de piel como la dermatitis alérgica a la picadura de pulga y son transmisoras de parásitos y algunas bacterias muy graves para los animales de compañía.

La aplicación de pulguicidas en sus distintas presentaciones (pipetas, comprimidos, collares, aerosoles) y el baño con productos adecuados, junto al tratamiento del ambiente fumigando y aspirando, es la forma de erradicar a este parásito externo.

Garrapatas

Son ácaros de gran tamaño. La garrapata se engancha a la piel del perro, preferentemente donde ésta es más fina. Tras introducir sus piezas bucales en la piel, inocula una saliva particular que se solidifica formando una zona de fijación muy resistente. La garrapata puede alimentarse entonces con la sangre del perro, lo que está facilitado por la inyección de una saliva con propiedades anticoagulantes y vasodilatadoras.

Tras un período de vida parasitaria sigue una fase de vida libre, que depende de las condiciones del medio externo. Las garrapatas producen irritación en el lugar de fijación. Si hay una infestación masiva el animal puede presentar una anemia severa.

Además, son transmisoras de distintos agentes patógenos productores de enfermedad tanto en los animales como en el hombre. La prevención con garrapaticidas en sus distintas presentaciones (pipetas, comprimidos, collares ,aerosoles)y el baño con productos adecuados, junto al tratamiento del ambiente fumigando es esencial para erradicar este parásito.

Endoparasitosis

Los parásitos internos pueden alojarse en el esófago, estómago, intestino corazón, pulmón y riñón. Generalmente conviven en estrecha relación con el perro, muchas veces sin manifestar síntomas hasta que por alguna razón bajen las defensas del animal, o la carga parasitaria sea alta y producen enfermedad. La desparasitación cada 4 a 6 meses preventiva es lo que hay que mantener como rutina. Los animales que vivan en comunidades o con gente inmunodeprimida o niños, deberían desparasitarse mensualmente.

Vacunación

El cachorro recibe una primera inmunidad de su madre gracias a los anticuerpos contenidos en el calostro. Estos se transmiten durante las primeras horas de vida al mamar, siempre y cuando la madre tenga una buena inmunidad. Estos anticuerpos maternos desaparecen entre la cuarta y decimoctava semana de vida, y el cachorro no estará protegido si no se recurre a la vacunación.

Durante las primeras semanas, el cachorro solo puede combatir las infecciones por medio de los anticuerpos que le ha transmitido su madre. Es aconsejable vacunar al perro contra todas las enfermedades infecciosas que pueden ser fatales a partir de los 45 días de vida: moquillo canino, parvovirosis, coronavirosis, hepatitis, leptospirosis y rabia.

Una vez completo el plan de vacunación a los 4 meses, la revacunación se realiza en forma anual. Cuando un animal es cachorro, se evalúa el peso, el crecimiento, los aplomos, así como el estado de nutrición para un buen desarrollo.

La etapa del animal adulto, entre el año y los 6 años, en general es una etapa tranquila donde el veterinario aprovecha las fechas de vacunación y desparasitación para evaluar el estado de salud.

A partir de los 7 años, se inicia la tercera edad donde se complementa la evaluación con algunos estudios de rutina como análisis de sangre, electrocardiograma, radiografías y ecografías.

La cooperación de los dueños en el manejo preventivo ayuda considerablemente a mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes y prolongar los años felices.

Dra. Silvina Muñiz
MP 5438
Dir. Veterinaria Dogrun
Dir. Dispositivo Vet Dogrun
web: vetclinica.com.ar