« Volver

Tutores  |  Performance

Correr tiene su técnica, como aprenderla paso a paso

Publicado por DOGRUN el 15/02/22
Sabemos de la importancia del entrenamiento para conseguir buenos resultados, de la necesidad de hacer varios kilómetros diarios y acumular entrenamientos como experiencia, pero en la mayoría de los casos se pasa por alto el hecho de intentar correr de la manera más correcta, eficaz y económica posible.

Si bien una técnica de carrera modelo que puede ser aplicable para todas las personas que deseen correr, no hay que olvidarse que cada persona tiene su estilo, el cual va de la mano con las características físicas de cada corredor. El objetivo del entrenador es adaptar ese modelo de técnica a las características singulares de cada corredor.

Optimizando al máximo nuestros recursos

Correr es un movimiento cíclico que provoca un gran gasto energético que logramos mediante la contracción de nuestros músculos, causando así el desplazamiento del cuerpo. Si realizamos este gesto de forma coordinada y eficaz reduciremos el gasto energético, y por lo tanto mejorará nuestro rendimiento.

¿Se han preguntado cuánto podríamos mejorar nuestras marcas si aumentamos sólo 1cm por cada paso que realizamos en una carrera de fondo con el mismo gasto energético?

Técnicas de carrera

Existen 2 modelos de técnica de carrera: la técnica pendular y la circular. La pendular se caracteriza por ser utilizada en los corredores de velocidad ya que realizan mayor fuerza contra el suelo en el menor tiempo posible buscando la máxima potencia. La circular, al ser una de las técnicas más económicas y dinámicas, es utilizada por muchos de los corredores de resistencia. Dichos atletas no necesitan gran aceleración y lo que se busca es la máxima soltura y economía del movimiento. Si observamos a un atleta desde el plano sagital notaremos con claridad el círculo que nos dibujarán el recorrido de los tobillos.

Independientemente de la técnica que se utilice en la carrera, la dividiremos en 3 fases:

  • Fase I: DESPEGUE O FASE DE DESPEGUE
  • Fase II: VUELO O FASE DE VUELO
  • Fase III: ATERRIZAJE o RECEPCIÓN CON EL SUELO

Fase I: El despegue se debe realizar aprovechando la máxima extensión de la pierna que está ejerciendo una fuerza contra el suelo, teniendo el último contacto con la punta del pie.

La pierna que pasa al frente tiene que encontrar una posición cómoda que nos permita llevar la rodilla arriba a la altura de la cadera. Debemos evitar saltar o forzar la zancada ya que de esta manera estaremos haciendo un desgaste extra encontrando de manera precoz la fatiga.

La acción de los brazos debe ir acompañada por la coordinación de las piernas, todo movimiento hacia los laterales sirve sólo de equilibrio para el cuerpo pero no para la propulsión. Deberán estar al costado del cuerpo con un ángulo de 90º junto con hombros y manos relajadas.

Fase II: En la fase de vuelo el cuerpo se encuentra en el aire y no tiene contacto con el suelo, por lo tanto hay una variación de la velocidad. Se debería evitar en esta fase ondulaciones en el desplazamiento tomando como punto fijo la cadera.

Se observará la máxima extensión y longitud de la pierna propulsora, la pierna que está al frente tiene que estar con la rodilla alta y punta de pie activa.

Fase III: El aterrizaje dependerá directamente de la velocidad que esté llevando a cabo el atleta y estará asociado con la disciplina, ya que los fondista realizarán ésta fase primero con el talón, a diferencia de los velocistas que lo harán con media planta o punta del pie.

Por último, es importante saber que el pie hace contacto con el suelo de manera activa. El apoyo del mismo se deberá hacer unos centímetros por delante de la línea que cae del tronco. Si hacemos el apoyo demasiado adelante forzando la zancada estaríamos frenando la inercia del cuerpo. La pierna que está atrás eleva el talón para pasar cerca del glúteo formando la técnica circular.

A practicar!

Diego Jesús Hortiguera
Profesor de Educación Física
Atleta profesional, entrenador