El estrés en nuestros animales: Cómo detectarlo y qué hacer

Compartir:

Nuestros animales de compañía sufren estrés.

Comprender sus manifestaciones, nos permitirá trabajar a favor del bienestar.

Estas son algunas manifestaciones que pueden aparecer como signos de estrés:

1.Huida: un perro o gato temeroso a menudo intentará escapar de una situación huyendo

2.Pelea: la agresión es solo una de las formas en las que un perro o un gato puede mostrar miedo. Si este gruñe, muestra los dientes, se lanza o arremete, ladra, escupe, sisea, etc., está en un alto estado de miedo o ansiedad

3.Inmovilidad: los perros o gatos “congelados” se quedarán muy quietos o se moverán en lo que parece ser cámara lenta

4.Fiddle/fidget: incluye comportamientos como lamerse los labios cuando no tienen hambre, bostezar cuando no están cansados, rascarse cuando no tienen picazón, escanear visualmente la habitación o sacudirse como si estuvieran mojados.

(Fuente AVEACA Argentina)

¿Qué tenemos que hacer? Te compartimos pautas para evitar y manejar el estrés en perros:

Los factores desencadenantes de estrés están ligados a los sentidos. Principalmente, evitar lugares con ruido, con mucha gente u otros animales.

El olfato: los alerta sobre posibles peligros. Utilizar feromonas sintéticas, y en el hogar aromatizantes de lavanda o vainilla.

En cuanto a la vista evitar reflejos, telas que se mueven, respetar la distancia entre el animal y otras personas o animales .

El oído:  escuchan más que nosotros y tienen una gran sensibilidad. No pueden razonar el significado del ruido (por ejemplo un trueno) entonces hay que evitarlos, con algodones en los oídos o con un ruido sordo que lo disimule.

Se pueden generar ruidos “sordos” como el de un ventilador para tapar ruidos que generen miedo .

Permitir que los perros tengan un “escondite “ donde poder refugiarse, por ejemplo los días de tormentas.

Si los animales son tímidos y tienen miedo, evitar acercarse y acariciarlos con esmero, ya que estas actitudes pueden ser interpretadas como amenazantes .

Buscar horarios y lugares de paseo tranquilos sin mucha gente.

Las caricias sostenidas, apoyando las manos sobre el cuerpo (sin levantarlas), transmiten paz.

El tono de voz suave y monocorde, genera tranquilidad.

No tirotear de la correa y el collar. Incentivar el paseo con premios sabrosos, teniendo en cuenta el bienestar de nuestro perro.

Dra. Silvina Muñiz
(MP 5438)
Dir. Veterinaria Dogrun
IG: @canalvetdigital

Compartir: