Otitis externa en perros

Compartir:

La otitis externa es la inflamación del canal auditivo externo y el pabellón auricular.

Representa uno de los problemas de salud más comunes en perros siendo una afección frecuente en la clínica veterinaria diaria. 

La anatomía de los conductos auditivos y los pabellones auriculares predispone a algunas razas a tener un mayor riesgo de otitis.

 Algunas razas de perros tienen cartílagos rígidos que mantienen sus orejas erectas, mientras que otras tienen cartílagos más suaves que permiten que las mismas colapsen y se vuelvan flexibles, lo que puede restringir el flujo de aire en el canal auditivo externo.

¿Cuáles pueden ser sus causas?

Las causas de la otitis se pueden dividir en tres factores: Predisponentes, Primarios y Perpetuantes.

Los factores predisponentes, no causan en sí la otitis, pero son factores de riesgo que aumentan la posibilidad de que el individuo desarrolle problemas de oído. Los factores predisponentes incluyen conformación anatómica, aumento de la humedad por distintas actividades del animal de compañía, traumas por ejemplo por limpiezas profundas, algún daño sistémico subyacente o metabólico y obstrucciones por pólipos o neoplasias entre otras.

Algunas razas tienen más riesgo de desarrollar otitis que otras. Estas incluyen los Cocker Spaniels, Retrievers y Beagles por ejemplo que tienen orejas colgantes; Caniches y Terriers debido al exceso de pelo en sus canales auditivos; y Sharpeis debido a sus canales estrechos que restringen el flujo de aire, aumentando el calor y la humedad de este. 

Los factores primarios son los que causan la otitis, inician la inflamación del canal auditivo que se intensifica por factores secundarios como infecciones bacterianas y levaduras oportunistas.

Dentro de los mismos tenemos la Hipersensibilidad; Atopia; Alergias Alimentarias; medicaciones y limpiadores tópicos que pueden causar reacciones de dermatitis por contacto; parásitos como Otodectes cynotis, cuerpos extraños como material vegetal, por ejemplo. También trastornos de la queratinización, seborrea primaria, neoplasia y trastornos endocrinos.

Los factores Perpetuantes, que impiden la resolución de la otitis. Estos son cambios patológicos progresivos del canal auditivo y pabellón auricular, como el estrechamiento del canal debido a engrosamiento de la piel, como consecuencia de la inflamación crónica.

¿Cuáles son sus Signos Clínicos?

Las características clínicas de las otitis externas más frecuentes pueden incluir inflamación, dolor, picazón, enrojecimiento, frotarse contra objetos o sacudir la cabeza, secreciones de diferente color y olor, inclinación de la cabeza hacia el costado afectado, hematoma auditivo (otohematoma) y sordera.

En algunos casos mas graves el perro puede tener fiebre, decaimiento e inapetencia.

Por eso es importante que ante alguno de estos signos clínicos se realice rápidamente una visita veterinaria para que el medico veterinario pueda diagnosticar la otitis externa y tratarla en forma eficaz.

¿Como se previene? 

La revisación periódica de los oídos aporta la observación de cambios en el olor o color del pabellón auricular y canal auditivo externo, la presencia de secreciones indeseables y manifestaciones de dolor, son signos claves para concurrir a una consulta veterinaria de inmediato.

Evitar el exceso de humedad del conducto auditivo externo asegurando secar la zona después del baño o pileta. Realizando limpiezas frecuentes del oído según indicación del veterinario de confianza.

Y concurriendo periódicamente a un control ótico veterinario son prácticas recomendadas para evitar las otitis externas en perros.

Compartir: